Preaload Image

La llegada de Navidad, también marcó a Pepe Luna.

En Lima, la noche buena, se celebra a lo grande. Quienes tienen “harta plata” lo hacen a todo dar. Regalos, arboles, nacimiento, llegan a casa todos los familiares, y por supuesto hay “ropa y zapatos nuevos”. Pero para Pepe Luna y sus hermanos, acostumbrados a pasarla como cualquier día, la Navidad, jamás la extrañarían. Pero esa Navidad, llegó el tío Mamerto, con regalos para todos y los Luna entendieron que esta fecha, significaba regalar y arrancar sonrisas de felicidad a los niños.

Es por eso, que Pepe Luna, se siente enormemente feliz, cuando ve las sonrisas y alegría de los niños de los cerros y arenales, cuando llega con sus entusiastas colaboradores llevando presentes para ellos.

“No saben cómo se siente, cuando se ve cómo de los más altos cerros o de los candentes arenales, bajan corriendo centenares de niños, con sus mamás al lugar donde se les va a dar un poquito de cariño y alegría. A donde van a compartir una taza de chocolate, con su panetón…endulzado con un show navideño…es una alegría indescriptible” agrega Pepe León Luna, esbozando “la noche buena” de los andes, donde, simplemente se cenaba como todos días – si había comida, claro está- y luego se iban a dormir.

Pepe Luna, feliz de llegar a los cerros llamados con todos los variopintos nombres: “cerro El Pino”, “cerro Candela”, “cerro San Cristóbal”, “cerro La Milla”, y los nombres que se asemejan a los del ande peruano. “Ticlio Chico, Bayóvar, Huaycán, Manchay, Musa, etcétera, etcétera, sitios donde viven millones de peruanos pobres o en extrema pobreza, y que no figuran siquiera en las estadísticas oficiales.

“Si de algo estoy consciente es que las cosas siempre se presentaban difíciles para mí, con muchas trabas, obstáculos y problemas. Hubo capítulos en mi vida, extenuantes y difíciles. Mientras avanzaban los años, y me desarrollaba como estudiante y pequeño empresario, Para mi nada en la vida me fue regalado” detalla Luna Gálvez.

En el segundo piso de su casa, los Luna, establecieron un pequeño centro académico que dictaba ensamblaje de computadoras. Las nuevas tenían costos elevados que las alejaba de los estudiantes. Ensamblarlas en casa bajaba los costos hasta en 50 %. Tras tener unas 500 de computadoras ensambladas, se inició el negocio de alquiler de computadoras.

Los Luna poco a poco, con material noble, ya habían levantado una casa, en el terreno invadido en San Juan de Lurigancho. Y doña Paula Gálvez, de profesión profesora, siempre tuvo la ilusión de establecer un centro educativo. Y lo hizo en la segunda planta de su casa.

Allí se estableció un pequeño centro académico, donde se dictaba cursos para aprender a ensamblar computadoras, que en esos años era la gran novedad, porque, las computadoras nuevas y ensambladas tenían costos elevados y las alejaba de los estudiantes. Ensamblarlas en casa permitía bajar los costos hasta de un 50 %. Y ya con cerca de 500 de computadoras ensambladas en casa, inició el negocio del alquiler de computadoras.

Era 1989, y así con el negocio ya andando del alquiler de computadoras, da el gran salto para formar el Instituto Superior TELESUP, que poco después, se convertiría en el más grande del país, con sedes en 28 ciudades del Perú, y con pensiones a bajo costo, con docentes de primera línea y equipamiento de alta calidad.

Es así que, en las aulas del Instituto Telesup, fundada en 1996, llegaron a estudiar, adolescentes recién salidos de la secundaria, domiciliados en zonas periféricas muy pobres y que, por los costos de las pensiones, no podían concretar sus sueños de ser profesionales.

En TELESUP, se estudiaba administración de empresas, contabilidad, gastronomía y enfermería. Era el primer instituto privado, que ofrecía carreras de competencia a precios sociales en sus pensiones, y que ninguna otra institución lo hacía.

Precisamente, con esa misma misión y visión, nace también el Instituto ISEL, donde se formarían los futuros ingenieros de Sistemas y Comunicaciones, y también INTUR (1995), instituto especializado en Turismo y Administración de negocios de ésa misma rama.